2 de noviembre de 2015

Punto y aparte

¿Y esto a qué viene ahora? Creo que estamos todos (o casi todos) inmersos en un mundo paralelo, en el que las circunstancias y su falta de análisis hacen que no nos demos cuenta qué hacemos con nuestras vidas.

Si te preguntas “qué es mi vida”, puede que no estés preparado para oír la respuesta, porque nuestra vida no es ni más ni menos que una serie de días que van pasando, uno detrás de otro en los que nada más que tenemos tiempo de actuar, y muy pocas veces pensar.

La verdad es que gracias a un mal día, que venía seguido de una serie de días de preocupación, me di cuenta de lo que me estaba pasando. Y gracias a ese incidente pude ver que vivimos sin vivir, que actuamos por reflejos, pero que son solo eso, reflejos, lo que nos hace actuar. Incluso cuando ejercitamos la mente, generando trabajos, creando ideas, ofreciendo soluciones, normalmente son actos que vienen por el piloto automático que hemos puesto en nuestras vidas.

Realmente puede haber mucha gente que diga, qué problemas tenía este, teniendo en cuenta los que tenga él. Pues puede ser verdad. Pero lo que digo sirve para todo el mundo. Ese que tiene más problemas también vive la vida de la misma manera, o ese a lo mejor no, pero casi todos los demás sí.
Tenemos que parar un día y pensar. Preguntarnos si nos gusta la vida que estamos viviendo. Si les estamos dando los valores que necesitan a nuestros hijos. Después de esta parada, que puede que no te sirva de nada, es cuando hay que empezar a diseñar una vida que sea compatible con la vida que el entorno nos hace llevar, que la situación actual nos impone.

El que quiera, que piense para qué sirve lo que ha hecho el último mes. Y lógicamente no hablo del trabajo en sí, que es necesario para vivir, hablo de todo. Pero se puede trabajar igual tomando el trabajo como lo que es, un medio para poder vivir.

Ya sé que con esto que digo puede que muchos piensen que ya lo sabían. Pues sinceramente pienso que no. Yo también pensaba que lo sabía, pero no. Parad de verdad, un día, un fin de semana, dejad la mente libre y haced examen de conciencia, y no os riáis, porque es muy importante, es vuestra vida, y vuestra vida afecta a los que están más cerca, y ¿qué queréis para ellos?



Hazlo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario