1 de abril de 2014

Tú puedes, y por qué no

Claro que sí. No es fácil, nada es fácil, pero si quieres y pones de tu parte lo conseguirás.

Aunque no lo podamos controlar todo, y puede que la suerte nos afecte (igual que a todos), pero si nosotros ponemos de nuestra parte, esa suerte se alineará con nosotros. Porque, aunque no está demostrado, ni muchísimo menos se podrá demostrar, la suerte no debe ser ni más ni menos que la positividad que pongamos en nuestra vida, en nuestras ganas de conseguir ciertas cosas, y es así como la gente con empuje consigue casi todo lo que quiere.

Todas las historias de éxito siempre están afectadas por la suerte, y también por la mala suerte, porque casi todas las historias de éxito están precedidas de fracasos, desengaños y perseverancia. Muy pocas personas de éxito lo han conseguido a la primera, y menos, imagino que casi ninguna lo ha conseguido sin esfuerzo. Solo en la pujanza de los años de la burbuja inmobiliaria se podían dar casos en los que personas conseguían llegar a ganar dinero, y digo dinero, sin esfuerzo. Pero qué es de esas personas ahora, ya no son personas de éxito, ahora han caído la gran mayoría, por eso no confundamos lo que es una persona de éxito, de lo que es una persona que tiene una buena racha (como en el juego).

Examinemos nuestra forma de vivir, de actuar, de trabajar, y veamos cómo podemos mejorar. Se trata de mejorar día a día, y de buscar la forma de ser proactivo, positivo y generador de ilusión. Que los demás nos admiren, y que hagamos algo de lo que nos podamos sentir orgullosos.

Busca tu oportunidad, está ahí.